jueves, 1 de junio de 2017

Otro año más en el mes de julio, la Escuela de Participación será protagonista en Romanones

La Escuela de Participación por tercer año vuelve en el mes de julio a Romanones. El Ayuntamiento y las familias tiene un gran interés e implicación por la participación infantil en el municipio. Este año también colabora la Diputación de Guadalajara apoyando la iniciativas del tejido asociativo juvenil de la provincia por fomentar la participación infantil en los pequeños municipios de la provincia de Guadalajara

José Antonio Ponce, Alcalde del municipio, ya nos transmitía el año pasado: "el ayuntamiento se marcó como objetivo fomentar la cultura y apoyar medidas sociales para mejorar el bienestar de todos y todas, incluidos los niños y niñas que viven en el pueblo, como para los/as que pasan grandes periodos en época vacacional. Así cuando se nos planteó la necesidad, por parte de las familias, un espacio lúdico-educativo y por parte de La Maraña de Guadalajara el proyecto "Escuela de Participación" , quisimos colaborar en la organización y así ofrecer un servicio a las familias y una oportunidad de diversión y aprendizaje para los niños y niñas, consiguiendo que nuestro pueblo se llene de vida". y por este motivo nuestra entidad, vuelve a desarrollar el programa en el municipio de Romanones, ya que la necesidad de cubrir estos periodos vacacionales en los pueblos de nuestra provincia y la necesidad de estos ayuntamientos para afrontar y dar servicios a estos vecinos y vecinas, es una prioridad y uno de los fines de nuestra asociación. 

En el pueblo de Romanones, tienen una gran sensibilidad por fomentar la participación en los niños y niñas, son siempre protagonistas de eventos, que a lo largo de todo el año se organizan y tanto ayuntamiento, como familias, asociaciones del municipio y voluntarios/as colaboran para que no falte de nada.

Durante estos dos años, en la Escuela de Participación, los niños y las niñas tuvieron un espacio para pensar, debatir y elaborar las actividades que querían en las Fiestas Patronales, que se celebran en septiembre. El ayuntamiento las recogió con gran ilusión; y en las fiestas pudieron divertirse con las actividades solicitadas. Este es un ejemplo, de como los niños y niñas pueden participar activamente en su municipio, siendo un derecho de todo niño y niña, reconocido en la Convención Sobre los Derechos del Niño ,  el 20 de noviembre de 1989, tan importante y necesario para su bienestar. 

Este año, tenemos una gran novedad diseñada a partir de las demandas de los y las participantes más mayores. Se desarrollaran dos grupos diferenciados, un grupo a partir de 3 años realizaran actividades dentro de la temática CHILDREN ILUSION! Y otro grupo a partir de 7 años JUNIORSPORT! y si el grupo de los niños y niñas más mayores se animan, podremos tener una experiencia en un Campamento Juvenil de la Provincia de Guadalajara, veremos que deciden... 

Fecha de preinscripción: hasta el 23 de junio de 2017 a través del siguiente formulario online:  

Preinscripción Escuela de participación 2017 - Romanones


lunes, 8 de mayo de 2017

LA MUJER EN EL SUR. RESEÑA Noelia Álvarez

        La mujer en el Sur es un libro de relatos dentro de un proyecto de la Asamblea de Cooperación de la Paz (ACPP) que además incluye un vídeo y una exposición fotográfica. 

Los relatos, acompañados también de una ilustraciones maravillosas, fueron escritos por mujeres de 13 países diferentes (Palestina, Israel, Túnez, Marruecos, Mauritania, España, Guinea Bissau, Senegal, Haití, República Dominicana, Honduras y El Salvador) y a través de su mirada pretenden mostrar la situación de las mujeres en diversos países considerados del sur. Se trata de una muestra diversa que nos acerca a las diferencias y semejanzas en los problemas, dificultades, discriminaciones y abusos que sufren las mujeres en distintas partes del mundo.

Las mujeres, por el mero hecho de serlo, viven en condiciones de desigualdad respecto a los hombres, privilegiados. Las primeras luchan por romper las relaciones de poder que las someten. Pero además, entran en juego otros elementos que no se pueden ignorar que van desde la posición social, el aspecto físico, la religión, hasta las guerras o la raza.
Durante la lectura de estos relatos podemos ser conscientes de diferentes problemáticas. En los relatos de las autoras de Palestina e Israel, por ejemplo, se habla de las guerras. Las mujeres tienen que hacer frente no sólo al miedo al otro y al diferente, aunque se aprecia la solidaridad entre mujeres (que también surge entre las mujeres saharauis que organizan sus campamentos y buscan su derecho a que se reconozca su identidad), sino además luchar porque evitar que su cuerpo se convierta en un campo de batalla, algo que sucede en todas las guerras.
Otros relatos, como el de Marruecos nos acerca al cruce de culturas y a la mutilación genital femenina que padecen cerca de tres millones de mujeres en el mundo y que muchas mujeres como Fátima Djarra, de Guinea Bissau (uno de los países que más la sufren), intentan erradicar a través del activismo, concretamente dentro de la Asociación Flor de África en Navarra.

La mujer como responsable de las tareas domésticas y su papel de cuidadora es otra de las cuestiones claves que sale a relucir en los relatos de Túnez o Guinea Bissau o las continúas violencias sexuales y de género que sufren las mujeres en Mauritania u Honduras así como la visión de la mujer destinada a complacer al hombre en el matrimonio en lugares como Haití  o Senegal, algo íntimamente relacionado con los matrimonios forzosos, incluso con niñas, que se conciertan en muchos países del mundo.

Estos temas, junto a otros no menos importantes, como el acaparamiento de tierras en Nicaragua, la poligamia en Senegal, la falta de educación en República Dominicana (y el interés de muchas mujeres por acceder a ellas) nos dan, como decíamos, una visión general de cómo es la situación de la mujer en determinados países, sin una mirada externa. 

Estas y otras mujeres, lejos de victimizarse luchan cada día por crear un mundo mejor y más igualitario para ellas y sus compañeras. Se organizan y surgen proyectos de empoderamiento relacionados con la participación en la economía, en la política, en la educación y en el activismo por los derechos de las mujeres. 

Conocida es la lucha que llevó a cabo Malala Yousafzai, una niña pakistaní para que las niñas tuvieran derecho a la educación. En el libro autobiográfico Yo soy Malala podemos de conocer de primera mano sus reivindicaciones y los ataques que sufrió por ello. Otro proyecto interesante que se han llevado en distintas zonas de África como Guinea Bissau o Kivu Sur, una región del Congo es el de empoderar haciendo radio. En la entrevista que Elisa García Mingo realiza a la activista congoleña Caddy Adzuba en el libro Micrófonos de paz podemos hacernos una idea del funcionamiento y de la utilidad de este tipo de proyectos. Y también es interesante que haya novelas publicadas como La bastarda de Trifonia Melibea Obono, de Guinea Ecuatorial, donde se abordan temas como el peso del patriarcado y de las tradiciones y los valores y cómo estos limitan la libertad y emancipación de las mujeres; además se muestra también lo mal visto de la homosexualidad (la de las hombres porque la de las mujeres ni siquiera es algo que se contemple como posible, lo que resulta más duro aún).

En definitiva, este conjunto de relatos nos permiten ampliar nuestra mirada a la vida, dificultades y también a la diversidad y a los  proyectos de otras mujeres en el mundo. La lucha por la igualdad continúa.

lunes, 3 de abril de 2017

CRÓNICA DE LA MANIFESTACIÓN POÉTICA. 21 DE MARZO. DÍA MUNDIA DE LA POESÍA


Parece que a la primavera le cuesta a arrancar su andadura pero no a unas cuantas componentes del Club de Lectura Feminista de Guadalajara que organizamos una manifestación poética inspiradas en el poeta anarquista Jesús Lizano con el objetivo visibilizar el trabajo y las reivindicaciones  y reflexiones de diversas poetisas. 



El mundo de la literatura continúa  siendo un ámbito ocupado por hombres. Posiblemente si preguntamos por una mujer poeta, pocas personas sabrían darnos un nombre o quizás entre un hombre y una mujer, preferirían el del primero porque es... hombre. Así que, con pancartas en alto  recorremos el centro de Guadalajara para dar voz a diversas poetisas, que en mayor o menor medida fuera acalladas, y porque no estamos de acuerdo en las palabras que hace tiempo pronunció Chus Visor, editor de la editorial de poesía Visor, sobre que no hay poetisas con la misma calidad que los hombres. Queríamos devolver el espacio público a mujeres que lo merecen. Las mujeres también son poetas y... buenas. Clara Janés, poetisa y traductora catalana se encargó en su obra “Guardar la casa y cerrar la boca” de realizar un compendio a lo largo de la historia de mujeres poetisas y escritoras de diferentes épocas y clases sociales que demuestra la existencia de grandes mujeres escritoras a lo largo de los siglos.




Arrancando la manifestación poética







La manifestación comenzó con muchas ganas e ilusión a las 18.30 horas en la Ermita de San Roque con una breve introducción en forma de verso a la posterior lectura de varios poemas. El recorrido constó de cinco paradas, como el Paseo de San Roque, la Concordia o la Plaza de San Ginés, durante el cual invitábamos a jóvenes, amigas, familias, parejas o cualquier persona interesada a unirse y escuchar el recital o tomar parte en él. En varios puntos  se unieron diferentes personas a escuchar el recital e incluso algunas se animaron también a declamar poemas propios o de otras poetisas.

Recitamos poemas de poetisas de la Generación del 27 que se vieron enterradas por la fama de los hombres de esta generación. Destacan nombres como Carmen Conde, primera mujer en ocupar un sillón en la Real Academia de la Lengua, la anarquista Lucía Sánchez Saornil con poemas como “Cuatro Vientos” o “Elegía interior” o Carmen Burgos, conocida como Colombine, también periodista y activista por los derechos de la mujer o Ernestina de Champurcín, mujer muy culta que junto a Concha Méndez y María de Maeztu fundó el Club Lyceum Femenino.

No faltó la poesía latinoamericana con Alfosina Storni con poemas como “Hombre pequeñito” o “Tú me quieres blanca”, las nicaragüenses Gioconda Belli y Daisy Zamora o la mexicana Rosario Castellanos que tienen a la mujer como tema central en muchos de sus poemas.
Además, tuvimos la suerte de contar entre el grupo con la poetisa saharaui Zahra  Hasnaui que  recitó algunos de sus poemas como “Tuve sed” o “Mujer”. Temas como la sorodidad o la falta de voz que sufren las mujeres son algunas temáticas tratadas por otras escritoras del  continente africano como Ndeye Coumba o Elisa Kidane; las libanesas May Ziadeh o Joumana Hadad y por la india Rupi Kaur, ésta última muy reconocida por su poemario “Miel y leche” y su serie fotográfica sobre la menstruación,que también formaron parte de nuestro repertorio.

Por supuesto, con motivo del centenario del nacimiento de Gloria Fuertes, la escasamente reconocida poetisa española, también tuvo su hueco en la manifestación poética así como las poetas más jóvenes e irreverentes de ahora y muy conocidas en redes sociales como Elvira Sastre, Noelia Morgana, Almudena Vega o Nanna Juul Lang.




Parte del grupo que participó en la manifestación poética

Casi dos horas más tarde, en el Paseo de Fernández Iparraguirre ya de noche, donde todavía se unieron algunas compañeras más, finalizamos con una buena sensación por haber tenido la oportunidad de dar la palabra a poetisas diversas y distintas pero que tenían en común su lucha por conseguir un mundo más justo para las mujeres.








No hay duda. Las poetisas andan por las calles de Guadalajara.